jueves, 30 de mayo de 2013

capítulo 10

[Este capítulo es un poco ''fuerte'', perdón si no os gusta]

-          ¡Tengo el vodka! – anunció Erica elevando la botella lo más alto posible.
-          ¡Esa es mi niña! – exclamé aplaudiendo.
-          ¡Ole Erica! ¡Ole! – Marta no quería quedarse atrás.
-          ¡Viva la competencia de peloteo! – bromeó Teresa, haciendo reír a las demás chicas.

Erica, Marta, Teresa, Gema y Rebeca habíamos quedado en mi casa por la noche para hacer una ‘’fiesta’’ de amigas.
Mi tío no iba a estar en casa por la noche, lo que significaba que la íbamos a desmadrar de lo lindo.

-          ¡Bajo a la cocina a por mal alcohol! – anuncié levantándome de la cama.
-          ¡Así me gusta! – exclamó Gema.

Bajé las escaleras de dos en dos hasta llegar a la cocina y sacar de un armario dos botellas de whisky, cinco cervezas, una botella de cubata, un malivu y cinco vasitos pequeños para los chupitos.
 Puse todo en una bolsa y subí arriba con prisas.

-          ¡Joder, Alicia! ¡La cogorza que nos vamos a coger! – dijo Teresa sacando todas las botellas.
-           ¡Hay que empezar con los chupitos eh!  - exclamó Rebeca cogiendo un vasito y alzándolo.
-          ¡¿A que empezamos?!

Todas cogimos los vasitos y nos echamos el vodka.

-          A la de una, a la de dos y a la de… ¡Tres!

A la vez nos tragamos la bebida. La garganta me empezó a arder con fuerza, entrándome mucho calor, al igual que las demás.
Resoplé y empecé a reír.

-          ¡Quiero un whisky! –salté, cogiendo la botella y vertiendo la bebida en unos vasos grandes que cogimos antes.
-          ¡Mira esa Alicia, queriéndose emborrachar!

Le di un trago, y después de este otro y otro, sin parar.

-          ¿Cómo vais con los chicos? – preguntó Gema poniéndose un cubata.
-          De rollos – contestó Erica
-          Muy bien con el novio – respondió Teresa
-          Ahora mismo paso de tíos, en serio – dijo Rebeca
-          ¡Casi tengo a Jhonny a mis pies! – informó Marta sonriendo.
-          Para mi los tíos son como los tampones, de usar y tirar

Todas me miraron sorprendidas y al momento empezaron reír.

-          ¡¡La frase la he sacado de mi propia imaginación!! – exclamé orgullosa.
-          Eres de lo que no hay… - dijo Rebeca riendo aún.
-          Es que es verdad, por un tiempo seré como esta guarra – señalé a Erica, la cuál luego me tiró una almohada – iré de rollos y nada más.
-          Hasta que venga Mikel y te enamoré con su sonrisa – dijo Marta guiñándome un ojo.

Todas, menos yo, empezaron a reír dándole la razón a Marta.

-          No quiero saber nada de Mikel
-          ¡Ya os lleváis mejor que antes!

Me encogí de hombros. Solo llevábamos una racha buena, nada más.

-          ¿Jugamos a reto o verdad? – propuso Teresa ilusionada.
-          ¡¡Venga, venga!!

Las cinco nos pusimos en círculos.
Cogimos una botella de cerveza vacía y la pusimos en medio de nosotras.

-          ¡Empiezo yo! – informó Rebeca.

La chica hizo girar la botella. Al final, señaló a Erica.

-          ¿Reto o verdad?
-          Verdad

Todas miramos muy atentas.

-          ¿Alguna vez lo has hecho con un tío en un descampado?

Erica se quedó callada unos instantes. Luego sonrió y asintió un poco avergonzada.

-          ¡No jodas! – exclamó Gema alucinando - ¡Eres la puta ama!
-          Si, ya, pero es una mierda en el descampado – dijo haciendo una mueca y frotándose la espalda.
-          ¡Me toca!

Teresa hizo girar la botella hasta apuntarme a mi.

-          ¿Reto o verdad?
-          Verdad
-          ¿Cuándo piensas perder la virginidad?

La mira sorprendida por la pregunta. Soy la única virgen del grupo, eso está claro.

-          Cuando encuentre a alguien con quien valga la pena
-          ¡Pero piérdela ya! – dijo Marta - ¡Tienes 16 años!
-          ¿Y? ¡Aun tengo tiempo, joder!
-          Dejadla chicas, tiene razón, debe perderla con alguien importante – me defendió Rebeca.

Le sonreí agradecida.
Giré la botella, señalando a Gema.

-          Gema, Gemita, Gema… ¿Reto o verdad?
-          Reto

Me pensé el reto, hasta por fin dar en el clavo.

-          Sal a la calle y quítate la camiseta mientras gritas ‘’¡Socorro, unos mapaches me van a comer las tetas!’’.

Todas empezaron a reír.

-          ¡Y una mierda!
-          Pues nos tienes que dar cincuenta euros a cada una! ¡Es la regla del juego!
-          ¡Venga ya…!

Gema resopló, no se podía permitir perder todo ese dinero.
Se levantó del suelo y salió por la puerta, seguida por todas las amigas.
Quitándose la camiseta, salió a la calle gritando exactamente lo que dije.
Muchos coches que pasaban por allí le pitaban cuando la veían.
Avergonzada, entró dentro de la casa y me lanzó una mirada asesina.

-          Como me toques me voy a vengar de lo lindo…

Le saqué la lengua divertida.

……….

Las horas pasaron y aun seguíamos jugando, solamente que más borrachas que antes.
Gema giró la botella y por mala suerte me toco a mí.
-          ¿Reto o verdad?
-          Me arriesgo, reto


Gema sonrió con maldad. Me pasó el móvil y me lo puso entre las piernas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario